¿Cómo desparasitar a mi perro?

Desparasitación perros

Compartir en:

Como tutores de mascotas, uno de los primeros asuntos que debemos llegar a comprender es el por qué desparasitar a nuestros animales de compañía. Y ¿qué es un parásito? Muchas veces los escuchamos nombrar; un parásito es un organismo que vive sobre otro organismo huésped o en su interior y obtiene su nutrición a expensas de este huésped. 

Hay tres grandes clases de parásitos para tener en cuenta: protozoos, ectoparásitos y helmintos. En este espacio hablaremos sobre cómo desparasitar un perro y los helmintos, que abarca un grupo de parásitos internos que tienen formas alargadas y diversos tamaños. 

Dentro de este tipo, y de importancia en los caninos, podemos encontrar clasificaciones como nemátodos y cestodos. Debemos tener precauciones suficientes, ya que el riesgo de contagio de estos parásitos es  constante. 

¿Dónde pueden contagiarse?

Un punto crítico a tener en cuenta es cuando nuestros amigos salen a su paseo a zonas comunes, como parques, zonas verdes y praderas; en estos sitios ellos pueden llegar a ingerir larvas infectantes o huevos de algunos parásitos, como Ancylostoma, Toxocara y Trichuris, este riesgo se encuentra allí presente porque los huevos de los parásitos gastrointestinales son expulsados en las heces de los perros, por lo cual el acto de recoger dicha materia fecal del suelo, ayuda parcialmente a controlar el riesgo de contagio. 

Así mismo, debemos saber a que sitios llevamos de paseo diario a nuestros perros, y vigilar que no coman nada que encuentren en el suelo, esto incluye la ingestión de pasto o césped, ya que en este material también podrían encontrar huevos o larvas de los parásitos en mención; también cabe aclarar que es erróneo pensar que los perros se “purgan” consumiendo pasto.

Pero no solamente nuestros caninos que salen a áreas comunes están expuestos a adquirir parásitos; cuando son cachorros, ellos pueden adquirir las infestaciones a través de la leche materna, adicionalmente, nosotros podríamos servir como transporte de estos parásitos cuando salimos a la calle, facilitando el contagio de nuestros caninos; incluso, los que no salen, están expuestos a otros parásitos externos como las pulgas, las cuales pueden llegar a infectarlos de otro parásito llamado Dipylidium caninum, que es la tenia que ataca a los perros.

Comprendiendo el riesgo que tienen nuestros perros de llegarse a contagiar de diferentes parásitos, también es clave conocer cual es el daño que pueden llegar a ocasionar estos parásitos dentro de nuestras mascotas y como lograr ejercer un control efectivo para prevención de infestaciones, así como un manejo adecuado de su medio ambiente.

En general, este tipo de parásitos internos fijan sus mandíbulas a las mucosas de los intestinos,  llegando a generar, inicialmente, daño de los tejidos, lo cual dificulta de una manera importante la absorción de nutrientes; adicionalmente, estos parásitos comienzan a consumir sangre, pudiendo incluso llegar a ocasionar problemas delicados como la anemia; un solo Ancylostoma adulto, por ejemplo, puede poner entre 20000 y 30000 huevos al día y consumir 0,4mL de sangre diariamente, lo cual nos pone en evidencia el gran problema que representan.

¿A qué edad se debe desparasitar un perro?

Es clave saber también que los cachorros son aún mas vulnerables a las infestaciones por parásitos, que además les pueden generar un daño visiblemente mayor que a un perro adulto, dada su vulnerabilidad. Teniendo toda esta información presente, podemos ver la importancia del control de los parásitos en general, como un medio efectivo para garantizar una vida mas saludable en nuestros perros, mejor absorción de los nutrientes ingeridos, un mejor estado de salud, así una respuesta realmente efectiva a la vacunación, incluso, poder afrontar diferentes retos en la vida como entrenamiento, viajes y un contacto más estrecho y seguro dentro de nuestro núcleo familiar, entre otros.

Un efectivo control de parásitos internos comienza cuando escogemos adecuadamente los sitios donde pasearemos a nuestros caninos, vigilando donde acercan su hocico y evitando que consuman pasto u otros residuos, o que tengan contacto estrecho con materia fecal de otros animales. Este control también incluye visitas a nuestro médico veterinario de confianza. Se sugiere la realización de análisis de materia fecal, donde se puede hacer patente la presencia de huevos de diferentes tipos de parásitos; así mismo, la administración periódica de un desparasitante interno que resulte efectivo para el control de los diferentes parásitos que pueden llegar a estar presentes perjudicando la salud de nuestro perro.

¿Cuál desparasitante hay que escoger?

Holliday® cuenta con un excelente surtido de alternativas en Total F®, que se ajustan adecuadamente a cada necesidad en el control de los parásitos de nuestros perros, ofreciendo un desparasitante adecuado para cachorros a partir de los veinte (20) días de vida, basado en Fenbendazol y Pamoato de Pirantel, fácil de administrar, brindando una cobertura apropiada para los riesgos de infestación de parásitos internos en cachorros. Se recomienda desparasitar mensualmente, repitiendo la desparasitación a los 15 – 21 días. Para perros a partir de los seis (6) meses de edad, Holliday cuenta con Total F LC®, que brinda una desparasitación efectiva, a través de su combinación de Fenbendazol, Pamoato de Pirantel y Prazicuantel, lo que le confiere una excelente cobertura de los diferentes parásitos internos a los cuales está expuesto un canino; su sistema de liberación controlada garantiza la disponibilidad del medicamento desde el estómago, logrando un barrido efectivo de los parásitos presentes. 

partir de esta edad, se puede recomendar una desparasitación cada tres (3) meses, con una repetición a los 15 – 21 días; si el canino tiene alto contacto con otros perros ajenos a su casa, estos intervalos pueden reducirse a dos meses.

Es clave saber qué si tenemos varios animales de compañía conviviendo en casa, la desparasitación debe realizarse en un mismo día para todos, de esa manera logramos reducir la posibilidad de que alguno de ellos sea futura fuente de infestación para el resto nuestros animales.

Recordemos siempre consultar a nuestro médico veterinario de confianza.

partir de esta edad, se puede recomendar una desparasitación cada tres (3) meses, con una repetición a los 15 – 21 días; si el canino tiene alto contacto con otros perros ajenos a su casa, estos intervalos pueden reducirse a dos meses.

Es clave saber qué si tenemos varios animales de compañía conviviendo en casa, la desparasitación debe realizarse en un mismo día para todos, de esa manera logramos reducir la posibilidad de que alguno de ellos sea futura fuente de infestación para el resto nuestros animales.

Recordemos siempre consultar a nuestro médico veterinario de confianza.

Facebook
Twitter
WhatsApp

Artículos Relacionados

Menú de cierre