Todo lo que debes saber sobre la alimentación de un perro adulto

alimentación de un perro adulto

Compartir en:

¿El lindo cachorrito que llevaste a casa ha dejado de crecer y se ha vuelto menos inquieto y juguetón? Seguramente ha llegado a la edad adulta y así como cambia su conducta, también cambian sus necesidades nutricionales.

La alimentación de un perro adulto requiere proteínas, pero en menor medida que un cachorro o que un perro senior. Debes tener en cuenta ciertas recomendaciones para que tu peludo se encuentre siempre bien.

Las noches son el momento ideal para la alimentación de un perro adulto, ya que concluyó su actividad física del día y se dispone a descansar. Así evitarás que pueda producirse algún problema estomacal o digestivo al ejercitarse o jugar justo después de comer.

Peso, tamaño, raza y actividad

No todos los perros son iguales. Es importante conocer el peso y el tamaño de tu perro para compararlo con las tablas nutricionales que vienen tanto en las croquetas secas como en los piensos húmedos. También influye la raza.

  • Un perro adulto activo gasta más energía y requerirá más comida (proteínas y grasas) que un perro sedentario, al cual deberás cuidar de la obesidad.

 Variedad de opciones

Las croquetas o comida seca son buenas para la alimentación del perro adulto, pues contienen los nutrientes indispensables y algunas presentaciones vienen adicionadas con vitaminas. Suelen tener buen precio y ayudan a reducir la formación de placa dental.

Los alimentos enlatados y también los semi-húmedos pueden resultar más apetitosos para el perro adulto, pero suelen ser más costosos y se requieren porciones generosas para cubrir los requerimientos nutricionales. Se puede mezclar concentrado seco con el enlatado para enriquecer el sabor y aportar los nutrientes necesarios.

Darle de la misma comida que come su familia humana es un error. Los condimentos pueden generar severos problemas digestivos, la sal por ejemplo, les hace daño porque los perros no transpiran y no pueden eliminarla. Si eso te parece poco, piensa que nunca sabrás cuánto de proteínas, de carbohidratos y de grasas le estás aportando con esa forma de alimentación a tu mascota.

Recuerda estos consejos:

  • Es importante que tengas en cuenta la limpieza del recipiente donde coloques la comida. 
  • Cuida que el alimento no permanezca más de 30 minutos en el plato.
  • Es mejor alimentarlos de noche, entre dos o tres horas antes de dormir, para que pueda descansar mejor. 
  • Ten cuidado de no molestarle mucho con juegos una vez haya comido.

Recuerda que es muy importante estar en contacto con tu veterinario de confianza, él te ayudará a entender e identificar qué es lo que necesita tu mascota respecto a los cuidados nutricionales.

Artículos Relacionados

Menú de cierre