Síguenos en nuestras redes sociales

Laika Blog / Perros  / ¿Cómo hacer una cama para perros?

¿Cómo hacer una cama para perros?

¡Tu lomito merece todo y más! Ahora que decidiste darle un espacio propio -ya sea toda una zona del patio, una pequeña casa, o un sitio donde pueda tenderse a tomar siestas-, es momento de descubrir cómo hacer una cama para perros de manera sencilla, quizá hasta usando materiales reciclados o algún mueble viejo que tenías guardado. 



¿Cómo hacer una cama para perros fácil?

 

Primero que nada, ármate de paciencia y prepárate para fomentar tu creatividad, pues habrá que poner a prueba tus habilidades manuales. ¡Pero no te angusties! La idea es crear una camita de buena calidad, aunque no demasiado compleja en diseño; simplemente debe cumplir con su función y darle un lugar de descanso a tu perro.

Dicho eso, averigua diferentes métodos de hacer tipos de camas para perros, dependiendo del tamaño del lomito y del material que usarás. Pero hay que ir paso a paso y considerar diferentes aspectos antes de comenzar.



¿Cómo hacer una cama de madera para perro pequeño?

 

Primero, necesitarás reunir los siguientes materiales:

  • Huacales o cajas de madera
  • Una lija (automática orbital o tradicional manual)
  • Una almohada vieja
  • Una manta
  • Hilo de coser y aguja

El huacal es una caja de madera pequeña, usada convencionalmente en el transporte de frutas o verduras. Por eso, es ideal para acomodar a un perro de tamaño pequeño.

Una vez hayas reunido todo esto, podrás ponerte manos a la obra.

  • Selecciona el huacal que se vea en las mejores condiciones posibles, y luego procede a lijarla (usando guantes, mascarilla y los elementos de protección que sean adecuados). Igual, antes de hacerlo, también es viable dar un par de martillazos sobre los clavos que unen las tablas del huacal, con tal de que estas no se suelten.
  • Es súper importante lijar tanto la cara interna como la externa del huacal, aunque después la cubras con tela u otro material suave. Las astillas podrían traspasar dicho material y lastimar a tu lomito, ¡así que realiza esta tarea concienzudamente y con el mayor de los cuidados!
  • Hecho eso, toma la manta y colócala dentro del huacal, luego toma sus extremos y rodea al huacal (de dentro hacia fuera), hasta que ambas puntas de la manta se toquen por debajo del huacal.
  • Se verá un poco inflado, por lo que ahora deberás comenzar a aplanar la manta (quitando las burbujas de aire que lleguen a formarse), tomar hilo de coser y aguja, y coser de adentro hacia afuera, uniendo ambas capas de la manta, de modo que se amolden a la forma del huacal.
  • En todo caso, también puedes engrapar la manta al suelo del huacal, en caso de que no quieras girar la caja de madera tantas veces.
  • De este modo, obtendrás un pequeño cajón rectangular, completamente forrado por la manta, tras lo cual podrás colocar una almohada (con su correspondiente funda, de preferencia vieja), dentro del huacal. Allí se acomodará tu perrito.

Sí, necesitas pocos elementos y paciencia para coser la manta alrededor de la estructura, pero con esos pasos se podría decir que ya sabes cómo hacer una cama de madera para perro pequeño.

Ahora, ve qué te conviene si tienes una mascota de mayores dimensiones y los factores que debes considerar en caso de hacerla. 



¿Cómo hacer una cama de madera para perro grande?

 

Un gran danés o un Rottweiler no cabrán dentro de un huacal. Por eso, mejor busca algún mueble que se haya quedado viejo, tal como una mesa de noche, un taburete o un librero.

Este proyecto requerirá los siguientes materiales:

  • Una cinta métrica
  • Lija
  • Martillo y guantes
  • Engrapadora
  • Playeras viejas
  • Un cojín
  • Barniz para madera (opcional)

Primero, usa la cinta métrica y determina si tu perro podría caber en dicho mueble, procurando medir desde la punta de su cola hasta su cabeza.

Si es demasiado grande, considera, al menos, que quepa su torso (desde el cuello hasta el coxis), de manera cómoda. Luego, haz lo siguiente:

  • Retira secciones que no te sean útiles. Es decir, si utilizarás un viejo librero, quita las repisas/entrepaños (sacando clavos con ayuda del martillo, si es necesario), hasta dejar “desnuda” la estructura. Deja solo el cubículo donde descansará tu lomito.
  • Después, tal como en la sección anterior, lija cada cara del mueble (si es que está en malas condiciones o su barniz está en mal estado), en caso de que continúe bien, se recomienda que le des una capa de barniz adicional de todos modos. Por supuesto, recuerda usar los guantes y diferentes elementos de protección al momento de hacer este paso. 
  • Ahora, usando la engrapadora, ve pegando las playeras viejas sobre el mueble, hasta dejarlo forrado, aunque solamente la cara interna; no las secciones externas. La idea es dejar acolchada aquella sección donde descansará tu mascota.
  • Posteriormente, podrás colocar el cojín en el centro de la nueva cama, y colocar los juguetes favoritos de lomito para indicarle que ese es su nuevo sitio.

Hablando de cómo hacer una cama de madera para perro grande, es cierto que necesitas tener mucho cuidado al emplear herramientas, sobre todo la engrapadora y el martillo. No obstante, si te apoya algún amigo o familiar y se toman su tiempo junto con utilizar medidas de seguridad y protección, evitarán que surjan inconvenientes.



¿Cómo hacer una cama para perro con material reciclado?

 

Es cierto, ya leíste sobre reciclar huacales y muebles viejos, ¡pero da un paso más allá! Si reúnes algunos de estos materiales y decides darles un nuevo uso, beneficiarás tanto a tu perro como al medio ambiente, pues disminuirás la cantidad de desechos vertidos.

  • Recoge cajas de cartón. Sobre todo aquellas de cartón corrugado, con múltiples capas, que brindan la suficiente resistencia a la estructura que será la de la cama. Se recomienda acumular entre 4-5 cajas y cortar una caja aparte, dejando solo largas tiras. Usa estas será para darle forma a la cama. Únelas por los extremos hasta crear una base rectangular u ovalada y pégalas con cinta adhesiva o grapas. Luego rellena el espacio vacío (lo que queda al centro, aquel espacio delimitado por las tiras), empleando más cajas de cartón, propiamente aplanadas.
  • Guarda el hule espuma. Este material, junto con el plástico burbuja, suelen venir en las cajas de cartón que recibimos en paquetes y envíos. ¡No lo desechemos! Será más fácil que diseñes una estructura con el hule espuma, pues es muy suave y moldeable, y puede unirse de manera efectiva tras aplicar poca cinta adhesiva. De nuevo, crea un óvalo con el hule espuma (obteniendo un pliego muy grande de esta y doblándolo hasta que se conecte de ambos extremos), y engrápalo. Posteriormente, coloca una nueva capa de hule espuma en el nuevo “fondo” de la cama, ¡y listo! Debido a su suavidad, es algo que se recomienda considerar para perros de la tercera edad.
  • Busca una llanta de caucho. Los neumáticos de camionetas o camiones te servirán en este proyecto, pues son muy grandes y, de por sí, ya tienen un agujero en su centro, donde un perro podría acomodarse sin problema. La mayor parte de tu trabajo ya está hecho; solamente requerirás darle una buena limpieza (con una manguera o pistola de agua a presión), darle un fondo a la cama (empleando el hule espuma o el cartón mencionado antes), y rematando con una almohada vieja, de buen espesor, para que la cabeza de tu perro sobresalga de la llanta.

Eso sí, no limites tu imaginación. Si se te ocurren otras ideas de cómo hacer una cama para perro con material reciclado -o tienes mucho material sobrante de tu trabajo o de algún proyecto previo-, haz varios experimentos hasta dar con una cama que tu lomito disfrute en grande.



¿Cómo hacer una cama para perro con objetos viejos?

 

Y, en ese mismo orden de ideas, ¿por qué no reutilizar objetos que ya tengas en casa? Descubre otras opciones que puedes evaluar a continuación.


Empleando almohadas

 

Acá también necesitarás hilo y aguja. Lo que se recomienda es coser tres almohadas de poco espesor hasta que formen una medialuna (uniéndolas por las esquinas y luego de arriba hacia abajo, hasta que queden unidas de manera uniforme y puedan mantenerse enderezadas), y colocar una última almohada, más grande, en el centro.

Así quedará lista la forma de la cama. También valdría la pena coser esta última almohada a las otras tres, con tal de que no se desprenda de la estructura principal, pero buscando dejarle un punto de acceso al perrito.

Es posible, no obstante, que tu perro tire pelo y este se acumule sobre las almohadas; recuerda aspirar de vez en cuando.


Aprovechando una maleta

 

¿Cómo hacer camas para perros recicladas? Dando una buena ojeada a tu hogar y los objetos que ya no usas, o aquellos que están guardados y ya ni siquiera te das cuenta de que están ahí.

Un ejemplo de esto serían mochilas o maletas viejas. Sobre todo estas últimas, dado que suelen tener una carcasa de plástico o metal rígido, podrían tener mayor utilidad.

Aunque ya no le funcione el zíper o se le haya descosido alguna sección, lo único que debes de hacer es limpiarla, poner una gran manta que cubra todo el interior de la maleta y sobresalga por ambos lados, y colocar un cojín dentro. ¡Tendrás un espacio que puede ser usado como una cama por tu lomito!


Cosiendo un edredón

 

Aunque tenga agujeros o esté raído en ciertas partes, lo que importa es que conserve algo de su firmeza original y puedas doblarlo varias veces, hasta formar un pliego de 2-3 capas del mismo tamaño.

Después, une ambos extremos del pliego y dale varias puntadas con la aguja e hilo hasta que se hayan unido de forma adecuada.

La estructura quedará un poco floja, pero para remediarlo puedes colocar una caja de cartón plegada (es decir, que no tenga forma de cubo), y colocarla en el centro, tras lo cual podrás colocar playeras viejas, trapos o fundas de almohada allí, buscando acolchar el lugar de descanso de tu amigo peludo.

Al hablar de cómo hacer camas para perros recicladas, el foco está en aprovechar aquellos objetos que todavía resistan, aunque ya no te sirvan tanto.



¡Incrementa el confort de tu perrito!

 
 

Finalmente, recuerda revisar algunos productos complementarios que podrían brindarle más comodidad a tu lomito. Por ejemplo:

  • Colchonetas para perro. En todos los casos previos, en los que rellenabas el centro de la cama con ropa vieja o cojines, podrías optar por esta alternativa. Esta colchoneta ortopédica de Fancy Pets le da prioridad a las extremidades de tu perrito, sobre todo si ha sufrido lesiones en la columna. Aunado a esto, vale resaltar que es suave sin llegar a ser muy calurosa, y que gracias al cierre podrás retirar el relleno y lavar la funda cada que lo veas necesario. Ahora bien, recuerda que está disponible en tres tamaños, así que selecciona el adecuado según las dimensiones de tu perrito.
  • Colchonetas impermeables para perro. Podría funcionar por sí sola como una cama, aunque se recomienda que la dejes en el exterior (jardín, terraza, azotea). No solamente es muy agradable a la vista debido a su color azul, sino que es impermeable y no permitirá que ningún líquido traspase la tela y remoje el interior. Si tu perrito tiene problemas urinarios o es muy chiquito y apenas está aprendiendo a hacer del baño, le convendría esta cama de Pepper Sacks. Eso sí, no olvides lavarla de vez en cuando, sabiendo que solo necesitas un paño, agua y algo de jabón.
  • Tapete refrescante. ¡Ideal durante esas tardes de calor de verano! Claro, un ventilador o un plato de agua bien fría ayudarán, pero tu perrito también merece algo más: este tapete refrescante de Fancy Pets. Su material es fresco por naturaleza y puedes ponerlo sobre otra la cama o en algún otro sitio del hogar. De esta manera, el lomito estaría tan consentido como se merece.
 

En el tema de cómo hacer una cama para perros fácil, es cierto que ahora ya tienes muchas opciones de dónde elegir y ya sabes de algunos productos que pueden ser un gran complemento para el espacio de tu peludo amigo.

Recuerda reunir los materiales necesarios para cada proyecto antes de empezar, y en caso de tener preguntas acerca del manejo de alguna herramienta -lija orbital, hilo y aguja, martillo-, consulta con especialistas que puedan asesorarte o ayudarte con el proceso.

Es cierto que muchas veces tú y tu perrito acabarán acurrucados en una misma cama, pero darle su propio espacio de descanso le mostrará lo mucho que lo quieres y ayudará en un buen descanso para ambos. 

thalia
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

logo 2000 x 2000_Mesa de trabajo 1

Usamos cookies personalizadas para que puedas tener una experiencia de usuario agradable, si quieres saber más sobre nuestras politicas de cookies, puedes visitar nuestra página de Política de Privacidad