Cambios en el comportamiento de un perro en su vejez

Perros adultos

Compartir en:

La vejez de tu mascota, es uno de los momentos más importantes y de más cuidado, por ello, queremos compartir contigo este artículo en el que por medio de preguntas resolveremos algunas de las dudas más frecuentes de este proceso. Así que lee con atención: 

 

¿A qué edad puedes considerar que tu perro ha llegado a esta etapa madura?

En promedio se considera que esta etapa inicia a los 7 años, aunque esto varía mucho según su alimentación, entorno, estado de salud, cuidados preventivos, y principalmente la raza y el tamaño.

 Es bien sabido que las razas de perros gigantes y grandes tienen un ciclo de vida más corto que las razas pequeñas o miniatura, por lo cual el rango de edad en la que podemos considerar que tu perro ha llegado a su vejez oscila entre los 7 a 10 años, dicho lo anterior, los cuidados preventivos para la edad madura comienzan a los 7 años.

 

¿Qué cambios puedes detectar en su comportamiento?

  • Apatía e irritación: debido a que el metabolismo y la función de todos sus órganos se hace cada vez más lenta en la vejez, se les puede ver indiferentes a su entorno, lo cual puede generar dolores crónicos articulares o fatigas acordes a la edad que hacen que tu mascota no tenga la misma energía e incluso provocan que pueda perder la paciencia con mayor facilidad, debido a que sus sentidos como la vista y el oído no funcionan como antes. 

 También es común en este estado, que tu peludo se sorprenda fácilmente ante algún estímulo, ruido fuerte o un toque repentino que le genere miedo y reaccione de forma agresiva. A lo anterior,  podemos agregar que en algunos perros se puede dar la perdida de memoria. 

 

  • Cambios en su ciclo de sueño: su ciclo de vigilia y descanso por lo general puede cambiar, podrás ver que pasa la gran mayor parte del día durmiendo y en la noche podrá estar muy inquieto, esto puede deberse a la desorientación provocada por la disminución de su capacidad auditiva y visual, así como perdida de su capacidad cognitiva y desorientación que puede llevar a estos cambios repentinos en su rutina.

 

  • Inapetencia: los perros maduros pueden llegar a comer muy poco y beber poca agua, esto se presenta en parte por su perdida de energía y falta de actividad física, así como también la disminución de su capacidad olfativa y del gusto, aparición de dolores crónicos o ausencia de dientes que les dificulte la ingesta, lo que los hace más indiferentes a buscar el alimento.

 

  • Ansiedad, fobias y vocalizaciones: un perro viejito puede llegar a sentirse desorientado incluso en su propia casa y no reconocer objetos o espacios que antes identificaba con facilidad,  lo cual puede desencadenar inseguridad en la mascota al no reconocer su entorno. Este temor puede manifestarse con conductas ansiosas o de miedo como los ladridos repentinos y repetitivos incluso de noche, dañar objetos o deambular de un lado a otro o en círculos de forma constante, necesitar mayor contacto físico por parte del padre de mascota y reaccionar de forma exagerada a estímulos desconocidos o fuertes.

 

  • Evacuación inadecuada: no te enojes si un día tu mascota realiza sus necesidades dentro de casa, no es algo que haya podido controlar. Como lo mencionamos anteriormente nuestros peludos mayores pueden presentar alteraciones en su ciclo regular, así como desorientación no solo del espacio sino del tiempo, por lo cual pueden llegar a ocurrir estos episodios. Además de esto, otras posibles causas pueden ser la aparición de enfermedades como: problemas intestinales, infecciones urinarias, disminución del control de esfínteres (el esfínter es un músculo y a medida que envejecemos puede ir perdiendo su capacidad de contracción y retención), por lo cual es importante visitar a tu médico veterinario de confianza para determinar las posibles causas de micción o deposición inadecuada.

¿Qué puedes hacer ante estos cambios?

Como padre de mascota debes tener presente y reconocer esos cambios físicos y comportamentales que llegan al pasar los años de nuestros peludos e incorporar herramientas y cuidados que te ayuden a darles la mejor calidad de vida en su edad avanzada.

Es importante en esta etapa de vida de tu mascota, procurar que los muebles, la cama de tu perro, el plato de comida y agua, e incluso sus juguetes, se mantengan en el mismo lugar donde se acostumbraba para que de esta forma el perro pueda ubicarse mejor, así como también establecer una rutina diaria que se cumpla lo más rigurosamente posible para ayudar a tu peludo a sentirse más seguro y tranquilo tanto dentro como fuera de casa.

Sé paciente, pues ya no tendrá la misma energía con la que antes corría y te halaba de la correa, anímate a hacer caminatas lentas y tranquilas con tu mascota, en períodos cortos de tiempo con las pausas que requiera si lo notas agotado, 2 veces al día es ideal esto ayudará a mantener no solo su condición física, sino a mejorar su digestión y a regular sus horas de sueño.

Cuidar su salud es fundamental, por lo cual es probable que las visitas al veterinario sean más regulares, al igual que exámenes diagnósticos para asegurar que todo marche bien o para monitorear alguna enfermedad crónica que pueda padecer nuestro peludo en esta etapa, si tu perro requiere de alguna medicación recuerda la hora y la dosis exacta de administración.

Por último, ten en cuenta su alimentación, podemos controlar y retardar la presentación de estos cambios que se presentan por el envejecimiento a través de una nutrición balanceada acorde a su etapa, con una gran concentración de prebióticos y antioxidantes. 

Pensando en cómo puedes ayudar a tu mascota en este proceso, te queremos hablar de dos líneas de alimentos que puedes usar para disminuir el impacto de la vejez en tu pequeño amigo: 

 

  • Hills Science Diet Youthful Vitality Small & Mini Adult

 

 

Detiene los signos del envejecimiento por medio de ingredientes naturales como antioxidantes que proveen vitalidad y contribuyen a una buena salud de las mascotas mayores. 

Este concentrado es un alimento súper premium indicado para perros mayores de 7 años de razas miniatura y pequeñas, lo cual quiere decir que puedes utilizarlo inmediatamente llegue tu mascota a una edad madura. 

 

  • Hills Science Diet Youthful Vitality 7+

 

Contiene ingredientes que apoyan la función cerebral, energía y vitalidad. También tiene Omega 3 y 6, ácidos grasos para un pelaje radiante, y lo mejor es que cada uno de sus Ingredientes fáciles de digerir. Es ideal para mascotas de tamaños grandes. 

Su uso te ayuda a tener una nutrición balanceada con precisión para combatir los signos del envejecimiento en tu perro adulto de 7 años y más. Con un delicioso sabor para una vida larga y feliz, puedes comprarlo en concentrado o en lata, ¿cómo le gusta más a tu perro? 

 

 

No dudes en consultar con tu médico veterinario la alimentación y cuidados ideales para tu mascota madura.

Recuerda darle toda la paciencia, entendimiento y amor durante su vejez, lo mismo que tu peludo ha tenido contigo a lo largo de toda su vida.

Artículos Relacionados

Menú de cierre