¿Cómo hacer para que dos gatos convivan sanamente?

Dos gatos en casa

Compartir en:

Los gatos son animales territoriales y no suelen aceptar fácilmente la presencia de un “intruso” en su territorio. Por lo tanto, aunque hay casos en los que la introducción de un gato nuevo transcurre con normalidad (cuando uno de ellos es muy pequeño, por ejemplo), lo más recomendable es hacerlo progresivamente para evitar situaciones estresantes.

Este método hace parte de un proceso que puede durar aproximadamente de 3 a 4 semanas en las que tu misión será presentar poco a poco los dos gatos, sabemos que te suena un poco larga esta instrucción, sin embargo, es muy importante para que se forme una buena relación entre ellos y no se vayan a generar roces y momentos de agresividad. 

Las tareas que deberás cumplir durante las siguientes semanas, son:

 

SEMANA 1

Utiliza una habitación (la que no sea de preferencia del gato residente) para el gato nuevo, allí no podrá entrar el residente y debes ponerle comida, agua, arenero, un rascador y un lugar apropiado para que descanse el recién llegado. El gato deberá permanecer en este cuarto y el gato residente no debe tener ningún contacto, ni siquiera visual.

  • Intercambio de olores: tu tarea será destinar un pequeño trozo de tela de algodón con el que frotarás al gato nuevo bajo la mandíbula, cara y partes laterales de su cabeza. Una vez hecho esto, le presentarás el trapito con olor del gato nuevo al gato residente, acompañado de un poco de su comida preferida o galletas, así relacionará el olor del gato nuevo con cosas positivas. 

Debes hacer el mismo ejercicio de forma inversa, frotando al gato residente con el olor del nuevo. Finalmente debes tener en cuenta que este trapo nunca se lava, pues la idea es que acumule el olor necesario para que ambos gatos empiecen a familiarizarse. 

 

 

SEMANA 2

Ti misión será seguir igual que la semana 1, con la tela de algodón, y adicionalmente,  harás un intercambio de territorios sin dejar que tengan contacto visual entre ellos. El gato nuevo sale al territorio del residente y el residente entra al territorio del gato nuevo, esto también permitirá el intercambio de olores. Estos intercambios deben ser relacionados con cosas positivas como juegos, golosinas… y en lo posible 4 o 5 veces al día, de media hora cada uno.

Ten en cuenta que si no ves mejoría entre ellos, no es recomendable que pases al paso 2 o si los ejercicios van muy bien, puedes adelantarte. Solo tú los conoces y puedes analizar cómo se comportan y si el experimento está funcionando o no.

 

SEMANA 3

¡Por fin se podrán ver! En este punto, sigues con el intercambio de territorios, pero ahora dejarás que se vean en un lugar neutral (un pasillo o el balcón por ejemplo) solo durante unos minutos, mientras comen por ejemplo y luego separarlos.

Primero debes poner la comida a uno de ellos en uno de los extremos del pasillo y cuando ya esté comiendo, situaremos al otro en el extremo opuesto asegurándonos de que no se vayan a donde el otro gato.

¿Cómo hacer este proceso más fácil?

Las feromonas serán nuestras aliadas. Nos ayudarán a crear tranquilidad y seguridad en los gatos para que el proceso de introducción sea más fácil. Pero ellas solas no harán el trabajo, necesitas hacer el proceso de introducción y cumplir paso a paso con cada una de las tareas. 

Se recomienda tener una sabana a la mano por si llegan a haber peleas entre los gatos  poder separarlos evitando que te rasguñen fuertemente, solo debes poner la sabana encima de uno de ellos e intentar envolverlo mientras lo alzas.

Artículos Relacionados

Menú de cierre