¿Por qué es importante vacunar a tu mascota?

Compartir en:

Tu mascota, sea un perro o un gato, necesita de ti toda la atención y el cuidado que puedas brindarle. Por eso, es importante que además de comprar para él la mejor alimentación tengas un control responsable de sus vacunas y medicamentos. 

La vacunación hace parte del crecimiento de tu mascota y pensando en eso, queremos resolver hoy algunas de las dudas más frecuentes que se originan con relación a este tema. 

 

Mi mascota siempre está en casa, ¿aun así necesito vacunarla? 

La vacunación es un procedimiento obligatorio para todas las mascotas, pues cada una de ellas (tanto las que salen de casa, como las que no) están expuestas a focos de infección que pueden provenir de diferentes fuentes que no siempre están ligadas al contacto con otros animales o con el exterior.

Existen enfermedades que se encuentran en el aire y que pueden llegar a posarse en el arenero de tu mascota o en su comedero sin que tú te des cuenta, y la única forma de contrarrestarlas es brindándole las dosis suficientes de defensas que provienen de una vacunación ordenada. 

 

¿Mi mascota puede transmitirnos enfermedades a mi familia y a mí?

Sí, tu mascota puede causar enfermedades o virosis al interior de tu familia si no tiene una vacunación adecuada. La rabia, es una de esas enfermedades fácilmente contagiosas, pues una mordida o un “arañetazo” viene cargado de bacterias que se originan al interior del cuerpo de tu mascota. 

En algunos casos, estas heridas son altamente infecciosas y difíciles de curar, y esto se debe a que las bacterias del portador (en este caso, tu mascota) son tan fuertes que impiden una sanación pronta. Esto puede evitarse fácilmente manteniendo sus vacunas en orden, pues de esta manera disminuye el impacto de la bacteria y estarás menos expuesto. 

 

¿Yo mismo puedo decidir qué vacunas aplicar a mi mascota? 

No, para este tipo de trabajos, debes contar con la ayuda de veterinarios que hagan una valoración detallada de tu mascota. Pues existen vacunas que son básicas (es decir, que todos los animales deben tenerlas) y otras que son personalizadas de acuerdo con el estado de salud en que se encuentre tu mascota. 

Por este motivo, es necesario que busques el apoyo de un especialista que te brinde la asesoría necesaria y te diga exactamente que es lo que necesita tu pequeño amigo. 

 

La última vez que vacuné a mi mascota, se enfermó. No quiero que esto le pase de nuevo. 

La mayoría de mascotas desarrollan efectos secundarios después de la aplicación de las vacunas, esto puede suceder horas o días después de la práctica. Sin embargo es un proceso normal para el que debes estar preparado y el cual no puede ser una excusa que impida la vacunación. 

Esta reacción se debe a que al organismo de tu mascota, están entrando una cantidad de agentes protectores que de cierta manera alteran el ritmo normal de su vida, haciendo así que tejidos y órganos empiecen a limpiarse y a depurar las bacterias que contenían. 

Como puedes darte cuenta, una vacunación bien llevada es el punto de partida de una mascota sana y feliz. Esto indudablemente hace que tu familia también se encuentre protegida y haya una convivencia más armoniosa y tranquila. 

Hay algo que debes tener en cuenta, y es que con frecuencia las Alcaldías y Gobernaciones a nivel nacional hacen brigadas de vacunación básica, donde puedes aplicar a tu mascota las dosis de vacunas que son requeridas e indispensables para cualquier peludo. 

Sin embargo, siempre es importante el acompañamiento de un especialista que te trace el camino que debes seguir con tu mascota y te diga cuáles vacunas van a permitirles tener un mejor crecimiento y desarrollo. En Laika, tenemos para ti y para tu pequeño amigo diferentes opciones que podrás conocer a continuación:  

 

*Haz clic sobre cada una de las opciones y conoce sus características 

 

Como tip final: cuando adoptes, pide a quien te entregará a tu nuevo compañero su carné de vacunas o pregúntale sobre el status de esta practica, de esta manera sabrás qué importancia debes darle al tema para evitar malos momentos o enfermedades graves. 

 

Artículos Relacionados

Menú de cierre